Flotas de empresa: la importancia de tener una flota sostenible

Desde el inicio de la crisis, la antigüedad del parque móvil no ha parado de crecer; esto significa más contaminación y menos seguridad en caso de accidente


En los últimos 25 años según la DGT, el número de vehículos en España se ha duplicado hasta sobrepasar los 32 millones según los últimos datos oficiales, y una gran mayoría supera los 10 años de vida; tras décadas de fomento en la compra de motores diésel, el panorama resulta más que preocupante para la salud de los habitantes de las ciudades: alta contaminación y mayor riesgo de muerte en accidentes debido a la antigüedad de los sistemas de seguridad. 

De estas cifras, un número importante corresponden a vehículos comerciales. Según la patronal de los fabricantes de automóviles ANFAC, la crisis ha retrasado de forma decisiva la renovación de las flotas en las empresas, dejando la antigüedad media del sector en los 12,5 años, a lo que hay que sumar el espectacular crecimiento de las empresas dedicadas al reparto de mercancías derivado del comercio electrónico.

Ante este panorama, las empresas –en especial, las PYMES– se enfrentan a una situación en la que surgen tres principales hándicaps a la hora de hacerse con una flota propia que, por un lado, mantenga su actividad profesional y, por otro, cumpla con los requisitos que imponen las nuevas normativas de circulación.

Contaminar menos


Hoy, las administraciones europeas se plantean medidas drásticas, como restringir el acceso a las ciudades de forma permanente a los motores más contaminantes: los diésel podrían desaparecer de los núcleos urbanos en menos de una década. Es el caso de Madrid y su Protocolo para Episodios de Alta Contaminación por NOx.

Afortunadamente, el aumento en las ventas de vehículos limpios se ha incrementado en los últimos años, habiéndose superado ya los 12 millones de unidades vendidas, con un objetivo por parte de fabricantes punteros como Toyota de alcanzar los 15 millones a nivel mundial para el año 2020. La circulación de estos coches en las ciudades supone el ahorro en la emisión de millones de toneladas de CO2 y NOx a la atmósfera.

Como resultado, la mejor solución para las empresas se encuentra, precisamente, en la tecnología híbrida, en la que Toyota fue absoluto precursor en el año 1997. El 100% de los vehículos de este tipo poseen el etiquetado ambiental de la DGT en la categoría ECO; esto supone el libre acceso a las ciudades que posean los escenarios más restrictivos por alta contaminación. A ello se le une la tarifa reducida o gratuita de aparcamiento en gran parte de las zonas que tienen el estacionamiento regulado.  

Ahorrar en mantenimiento


A la hora de modernizar su flota, las empresas deben valorar el coste que les va a conllevar y qué beneficios les aportará día a día. La figura más importante aquí es la de un gestor personalizado, un especialista que ayude a elegir la mejor flota para cada empresa y que, para ello, valore el coste de propiedad de los vehículos que ha utilizado hasta ahora (TCO), aspecto esencial en el ahorro para los profesionales que tanto se busca con esta renovación. Otra tarea fundamental de este asesor es cotizar soluciones financieras con los diferentes bancos y compañías de renting, de forma que consiga las cuotas más competitivas posibles. Es el caso del programa Toyota Business Plus, que ofrece híbridos con cambio automático y baterías que no necesitan ser recargadas en la red eléctrica

Una vez tenida en cuenta dicha modernización, el mantenimiento y desgaste de cada vehículo suele ser el principal gasto a afrontar por parte de las empresas, siendo también un aliciente para su compra. En este campo, se estima que un híbrido cuenta con un ahorro del 17% a los 90.000 kilómetros en comparación con un coche medio de Segmento D. Su principal motivo es que los coches limpios carecen de algunas piezas perecederas que sí utilizan los coches tradicionales como la correa de distribución, motor de arranque, embrague, etc. lo que los hace opciones más eficientes y fiables, alcanzando un posible ahorro superior a 3.000 €. ¿Quieres conocer cómo es un coche híbrido por dentro? Ésta es su estructura.


Sentirse seguro


Una vez que la empresa posee una flota que le resulta rentable y que, además, respeta al medio ambiente, busca seguridad y comodidad en sus prestaciones. Contando con esta necesidad, las principales firmas automovilísticas como Toyota acuden al encuentro de la opción más cómoda para la movilidad empresarial. A ello se le une la búsqueda de seguridad, como la 5 Estrellas Euro NCAP -el sitio oficial del Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos- y, al menos, 5 años de garantía en el sistema híbrido; para que sea también la opción más duradera

Las empresas se encuentran ante un reto fundamental, el de adaptar su negocio a las necesidades del planeta y de las ciudades para un futuro que ya ha llegado, casi sin avisar, y en los coletazos de una de las crisis más graves que se recuerdan. Sin embargo, deshacerse de las flotas más envejecidas y apostar por la sostenibilidad puede ser la clave de la supervivencia del sector, por seguridad, ahorro, y facilidad de acceso a las grandes ciudades, que restringen cada vez más el acceso a los vehículos tradicionales. Los automóviles sostenibles son una apuesta de futuro inteligente y necesaria.